Novedades

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia o lumbago es un término para el dolor de espalda baja, donde se encuentran las vértebras lumbares, causado por un síndrome músculo-esquelético, es decir, trastornos relacionados con estas vértebras y las estructuras de los tejidos blandos como músculos, ligamentos, nervios y discos intervertebrales.

"Es un padecimiento  extremadamente frecuente, hasta 8 de cada 10 personas lo sufren en algún momento de su vida"
Es un problema de salud muy importante ya que los síntomas son motivo de incapacidad para realizar actividades laborales y recreativas, motivo por el cual el correcto diagnóstico y tratamiento es de vital importancia para recuperar la calidad de vida. 
 
¿Cuáles son los Síntomas de la Lumbalgia?
 
El dolor de espalda es muy variable: Puede ser intenso y agudo,  puede ser un dolor sordo, crónico, fijo o sentirse como un espasmo muscular. El tipo de dolor que usted tendrá dependerá de la causa específica de su lumbalgia.
Entre los síntomas más comunes de la lumbalgia están los siguientes:
Dolor en la espalda baja que se intensifica al inclinarse hacia delante o al levantar un objeto.
Permanecer sentado puede agravar el dolor.
Estar de pie o caminar puede agravar el dolor.
El dolor de espalda va y viene, y por lo general sigue un curso de subidas y bajadas con días buenos y malos.
El dolor puede extenderse de la espalda a la nalga o parte exterior de la cadera, sin extenderse hacia la pierna.
La ciática es común con un disco herniado. Esto incluye dolor en la nalga y pierna y hasta entumecimiento, cosquilleo, o debilidad que continúa hacia el pie. Es posible padecer de ciática sin tener dolor de espalda.
 
¿ Cuándo hay que Acudir al Médico Especialista en Ortopedia y Traumatología?
Hay que consultar al médico, de preferencia un Ortopedista,  si se da una o más de estas circunstancias:
Para confirmar el origen del dolor:
o Si es la primera vez que duele la espalda.
o Si el dolor fue ocasionado por algún traumatismo o accidente de alta energía.
o Si las características del dolor o su localización son distintas de las de los episodios previos.
Por la intensidad o duración del dolor:
o Si es de gran intensidad, limitando sus actividades cotidianas.
o Si, con independencia de su intensidad, no mejora en 3 días o no desaparece en 7.
Por las características del dolor:
o Si se extiende por la pierna y es más intenso en esos trayectos que en la espalda. 
o Si se acompaña de pérdida de fuerza o alteraciones de la sensibilidad.
o Si impide todo tipo de movimiento o es constante (es decir, no se modifica en función de la postura o el movimiento).
Porque se acompañe de otros signos o se dé en situaciones peculiares:
o Si hay fiebre, cansancio extremo o pérdida de peso.
o Si se padecen otras enfermedades o se están tomando medicamentos que contraindiquen algunos tratamientos para el dolor de espalda.
o Específicamente en los casos relacionados a traumatismos previos, antecedente de cáncer, enfermedades infecciosas previas o inmunosupresión (SIDA, síndrome de inmunodeficiencia adquirida o tuberculosis).
o En pacientes con antecedente de fractura por osteoporosis, o diagnóstico previo de osteopenia u osteoporosis.
 
 
Es urgente ir al médico si se da cualquiera de las siguientes circunstancias:
 
Aparición brusca de alteraciones al orinar: imposibilidad de controlarlo o dificultad para hacerlo.
Pérdida de sensibilidad en la zona del ano, los genitales o la cara interna de ambos muslos ("anestesia en silla de montar").
Pérdida súbita de fuerza en ambas piernas.
Aparición brusca de dolor, hormigueo o pinchazos en ambas piernas.
Imposibilidad de mantenerse en pie de forma estable.